Rillot

Sarah Biden

In Palin y la prensa on octubre 4, 2008 at 8:32 pm

El día 2 de octubre, día del debate en Estados Unidos, Victor Davis Hanson, el magnífico historiador especialista en el mundo antiguo y en la historia de la guerra, y uno de los pocos que sin disimulo defiende la superioridad de Occidente, escribió el siguiente artículo en la National Review Online, titulado “Sarah Biden”, que por su inteligente redacción no me resisto a traducir y presentar en este blog. Por si acaso, léanlo hasta el final. Y después lean mi comentario, solo son dos líneas.

Sarah Biden.

Un colapso vicepresidencial

Por Victor Davis Hanson

Los periodistas se siguen preguntando, “¿en qué estaba pensando John McCain al elegir a alguien tan propensa a las meteduras de pata como la gobernadora Sarah Palin?”

Dentro de lo que ya se ha convertido en un inquietante patrón, la gobernadora de Alaska parece bien no poder o no querer evitar las declaraciones vergonzantes que son a menudo tan falsas como indignantes. Recientemente, por ejemplo, en una entrevista exclusiva con la presentadora de noticias Katie Couric, de Palin salió: “Cuando la bolsa se estrelló, Franklin D. Roosevelt salió en la televisión y no sólo para hablar de, ya saben, los príncipes de la codicia. Él dijo, ‘Mirad, esto es lo que ha pasado.” Aparentemente, la ex reina de belleza de Alaska no fue capaz de darse cuenta de que en 1929 no había prácticamente televisión y ni siquiera era Franklin Roosevelt Presidente.

A veces, la nativa de Idaho Palin parece confundir y avergonzar a su propio compañero.

Poco después de su nombramiento, lo presentó como “John McAmerica;” y luego se refirió a la candidatura Republicana como la “Administración Palin-McCain”, y terminó llamando al senador Obama “el senador George Obama.” Las meteduras de pata de Palin parecen ser interminables: de camino a Washington para hacer frente a la prensa nacional, Palin, madre de cinco hijos, una vez más tropezó – esta vez llamando al senador Biden “el congresista Joe Biden,” que, reía ella, era “guapetón”.

image

Pero es que Palin sólo agravó más la imagen de superficialidad al presentar a su propio marido Todd, corredor de motos de nieve, como “guapo de morirse”. Y cuando se le pregunta sobre el controvertido anuncio en que McCain sugiere que Barack Obama había pedido clases de educación sexual con sexo explícito para pre-adolescentes , la cristiana fundamentalista Palin se carcajeó porque le parecía un anuncio”terrible”, y dijo que ella nunca habría permitido la difusión de un vídeo tan injusto – antes de tener que retractarse por esta disculpa ante las presiones de los ya exasperados Directores de Campaña de McCain. Pero es que entonces, según informa la prensa, la asilvestrada Sarah puso las cosas peor aún al anunciar que pagar impuestos más altos era algo “patriótico” que debían hacer los estadounidenses.

Esta semana, la propietaria de armas y cazadora de alces Palin también prometió a los obreros y trabajadores de Virginia que protegería su derecho a tener armas de fuego – incluso, si era necesario, de su propio compañero de candidatura: “Se lo garantizo, John McCain no está quitándome mis armas, por lo que no se crean todas esas chuminadas. No se crean esas chuminadas. Van a empezar a darles la lata con eso. Yo tengo dos. Si él intenta hacer alguna tontería con mi Beretta, tiene un problema Me gusta tener a esa pequeña aquí abajo, ¿saben? Y no soy mala con ella. Así que denme un respiro. Denme un respiro”.

Palin puede haber tenido cierta experiencia en la política de Alaska, pero a veces la ex-alcaldesa de pueblo parece desconocer las presiones que conlleva hacer campaña nacional en una sociedad diversa. Por ejemplo, Palin – que ha estado asociada en el pasado con grupos reaccionarios – provocó una conmoción hace un tiempo cuando se refirió al candidato Demócrata presidencial Barack Obama en términos aparentemente racistas: “Quiero decir, aquí tenemos al primer afro-americano conocido que es elocuente y es brillante y limpio y un chico con buen aspecto “. Tales estereotipos sugirieron que la de Alaska no era consciente de la naturaleza multirracial de la política americana – una impresión confirmada cuando en su anterior campaña para el puesto de gobernadora sugirió una vez que entrar en una tienda de donuts era sinónimo de encontrarse con inmigrantes indios.

image

La recientemente elegida Gobernadora Palin se descolocó todavía más ante el escrutinio de los medios de comunicación, cuando, en un momento embarazoso de franqueza, ella confesó, “Mitt Romney está tan cualificado o más cualificado que yo para ser Vicepresidente de los Estados Unidos de América. Sinceramente podría haber sido una selección mejor que yo”. Esa confesión seguía a un momento anterior de pánico absoluto, cuando la casi histérica Palin instó a una legisladora estatal, que usa silla de ruedas, a levantarse:”¡Sally, en pie, deja que la gente te vea! ”

Las meteduras de pata de Palin no son ninguna sorpresa para quienes han seguido de cerca sus campañas electorales anteriores. Se cita su fallida campaña de gobernadora, cuando se vio obligada a retirarse después de alegar de forma fraudulenta que su familia era de clase trabajadora, que eran mineros del carbón en Idaho- en un aparente caso de plagio del discurso de campaña del candidato a Primer Ministro británico Neal Kinnock. Palin se jactó: “Empecé a pensar mientras venía hacia aquí, ¿por qué Sarah Palin es de los primeros en nuestra familia que han ido a la Universidad?. . . ¿es porque nuestos padres y madres no eran inteligentes … y trabajaban en las minas de carbón del noreste de Idaho y volvían después de trabajar incluso más de 12 horas y aún jugaban al voleibol?” No ayudó a Palin que los periodistas descubriesen rápidamente que siendo estudiante de la Universidad de Idaho había sido pillada cometiendo plagio y que también había tergiversado su expediente académico.

Más recientemente en campaña, la Gobernadora Palin aparentemente prometió a un fan confeso que los Estados Unidos, sin duda, no quemarían carbón para producir electricidad – aunque aproximadamente la mitad de la producción actual de energía de los EE.UU. proviene de quemar carbón. La misma incertidumbre parece extenderse a la política exterior. Al ser sometida a varias preguntas, Palin parecía confundida acerca de sus propios viajes recientes al extranjero, en primer lugar alegando que a su helicóptero los habían “obligado a tomar tierra” en Afganistán, aunque otros pasajeros sugirieron que el aterrizaje fue una medida rutinaria de precaución para evitar una posible tormenta de nieve. Palin también había alegado que fue blanco de disparos en Bagdad, mientras estaba en la Zona Verde, aunque su equipo de seguridad no tenía pruebas de que hubiese, de hecho, estado bajo fuego hostil.

La campaña de Obama no ha perdido tiempo en machacar el juicio que sobre política exterior tiene la ex- mamá de colegio Palin, alegando que poco después del 11 de septiembre sugirió enviar de 200.000 millones de dólares a Irán como gesto de “buena voluntad” , y recordando a los periodistas que en repetidas entrevistas Palin había pedido dividir Iraq en tres naciones, a pesar de la resistencia i
raquí a esa injerencia externa. Palin, jefa nominal de la Guardia Nacional de Alaska, también falsamente ha insistido en que el Presidente del Estado Mayor Conjunto almirante Mullen había sugerido una vez que estábamos perdiendo la guerra en Iraq y que la administración Bush había enviado al subsecretario de Estado William Burns a Teherán a reunirse con funcionarios iraníes.

En respuesta a las desenfrenadas inexactitudes de Palin, los periodistas han acuñado el término “Palinismo” –llaman así a la comunicación formada una serie de declaraciones drásticas que son insultantes, o falsas – o ambas. No es de extrañar que crezcan los rumores que dicen que el Senador McCain está ahora a la búsqueda de una posible salida elegante para la tan propensa a meter la pata Palin, incluso mientras la campaña de Obama sigue resaltando el contraste entre Palin y su propio candidato, el sobrio y perspicaz Joe Biden.

Este artículo es ejemplar. Todo, absolutamente todo lo que se dice en él es cierto, excepto una cosa, que Davis Hanson y sus lectores sabemos: el protagonista real no es Sarah Palin, es Joe Biden (gracias a Slate).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: