Rillot

McCain todavía puede ganar … gracias a Palin

In McCain, Obama, Palin on octubre 16, 2008 at 7:42 pm

No cabe ninguna duda: los partidarios de la victoria de McCain están sufriendo su peor momento, ya que el “Convention Bounce”, el incremento de intención de voto que se produjo tras la celebración de la Convención Nacional Republicana donde el discurso de Sarah Palin más que el del propio McCain supuso una tremenda inyección de entusiasmo, ha quedado atrás.

image

Y no porque, como dice The Economist el 2 de octubre, el “Efecto Palin” se haya desvanecido. Más bien es porque el “Efecto Crisis Financiera” se ha superpuesto. Les cuento por qué lo supongo:

  1. He tomado de RealClearPolitics los datos de todas las encuestas sobre las que calcula la media desde el 1 de septiembre de 2008. Considero que el día de la encuesta es el último en el que se ha hecho cada encuesta.
  2. He calculado cuál ha sido para cada día de encuestas el promedio (cuando hay varias encuestas en un mismo día) de la diferencia Intención de Voto Obama – Intención de Voto McCain.
  3. He tomado de Yahoo Finance el cierre de Dow Jones desde el 1 de septiembre.
  4. He calculado cuánto ha subido o bajado el Dow Jones de un día para otro.
  5. Y lo he puesto en una gráfica con la diferencia en intención de voto a favor de Obama.

Este es el resultado:

image

Se ve que, incluso teniendo en cuenta el “Convention Bounce” de la primera semana de Septiembre (donde se ve claramente cómo McCain se pudo por delante en las encuestas), cada vez que el Dow Jones tiene una fuerte caída o ralentización, la diferencia a favor de Obama crece, con un retraso de 1 o 2 días como mucho. Por si acaso no lo creen, he calculado el coeficiente de correlación entre los datos de 1 y de 3, y el resultado es -0,72. Una correlación  de -1 querría decir que los hacen en las misma proporción, es decir, que la relación entre el crecimiento del Dow Jones y el crecimiento de la intención de voto al senador Obama es inversamente proporcional y la proporción es 1. Por supuesto, correlación alta no es causalidad, como ya he dicho antes: la caída de la bolsa no es la causa del aumento de intención de voto de Obama. Pero croe que es la causa de que el votante se preocupe, se enfade, eche la culpa al gobierno (que para eso está), y decida “darles una lección” en las próximas elecciones.

Los estadounidenses creen que el actual presidente Bush es responsable de la situación actual de crisis. Según una encuesta del Washington Post, el 25% de los estadounidenses le atribuyen la responsabilidad de la crisis, con el honor infausto de ser la causa de crisis con más votos en la encuesta. Y la mayoría de los estadounidenses reciben constantemente, desde hace más de un año, el mensaje desde la campaña del Senador Obama que dice que McCain es una continuación del mandato de Bush. No importa cuánto se distancie McCain de Bush, no importa que ni sus políticas en Asuntos Exteriores, en Seguridad, en Inmigración, en Economía incluso, sean muy diferentes: el mensaje del campo Obamita es insistente en identificar a McCain con Bush.

image

Los opinadores que apoyan a McCain, y quienes sin apoyarlo ejercen de observadores más o menos agudos, tienen sus opiniones claras sobre el futuro de McCain.

Los votantes quieren inclinarse hacia McCain, pero los últimos 10 días se han presentado (en parte correctamente), como los del hiper-capitalismo, la codicia, y los mercados libres salvajes y no reglamentada que han herido a la América media – y esa narración le ha costado (injustamente) a McCain, que quiso regular Frannie Mae y Freddie Mac más que cualquier demócrata del Senado, un total de alrededor de seis puntos en las encuestas.

McCain necesita salir de su letargo y convocar verdadera pasión para decirle a América por qué él debe ser Presidente – y por qué Obama no debe. Tiene que empezar por fin a luchar como alguien que ha salido a ganar.

John McCain no está políticamente muerto – todavía.

Sorprendentemente, después del peor mes de noticias financieras en una generación, su frenética e ineficaz respuesta a la crisis, y dos debates empatados, se encuentra dentro a distancias de unos cinco puntos de acuerdo a la medias de  encuestas de RealClearPolitics. Parece casi increíble que su candidatura siga siendo viable, y aún lo es.

Tras el impulso que recibíó tras incorporar a Sarah Palin a su candidatura un par de semanas antes, McCain ha visto ampliarse en algunas encuestas la desventaja que él tiene con Barack Obama hasta en un nueve por ciento – un número que incluso prominentes republicanos están comenzando a admitir que podría simplemente ser insuperable.

En mi opinión, una campaña electoral que quiera tener alguna probabilidad de éxito debe abarcar tres ámbitos:

  • Programa: qué ofrece el candidato. Son los compromisos de Gobierno objetivos, medibles después de la elección del candidato, y por los que su acción será juzgada por los votantes. Son los fines que el candidato espera alcanzar, y las acci
    ones para alcanzarlos, en los aspectos de gestión comunes:

    • Política exterior
    • Seguridad
    • Inmigración
    • Política económica
    • Sanidad
    • Cultura y educación
  • Valores (“Culture”, de las “Culture Wars” estadounidenses): cómo va actuar el candidato. Son las declaraciones del candidato sobre en qué se fundamentan las acciones que va a emprender para desarrollar los fines del programa. Por ejemplo, mi política exterior es de firmeza porque creo que existe una distinción evidente entre buenos y malos. Son las creencias del candidato en cuanto a aspectos como:
    • El papel de Dios y la religión
    • El aborto
    • Los homosexuales
    • El papel del Estado
    • El papel de la mujer
    • ….
  • Oponente: por qué elegir al candidato en vez de a su oponente. Las críticas al Programa y Valores del oponente las hace el candidato al defender los propios. El ámbito oponente es más personal: qué ha hecho mi oponente antes para creer o no creer sus propuestas, qué relaciones tiene que apoyan o desmienten sus mensajes, cómo ha actuado en su vida personal comparándolo con sus valores …

image

Estos tres ámbitos se manejan en dos dimensiones:

  • Positiva: mensajes positivos defendiendo las propuestas propias del candidato. Por supuesto, existen en los ámbitos de Programa y Valores, si no existen es que el candidato no tiene nada que ofrecer.
  • Negativa: mensajes negativos atacando al oponente que existen en los tres ámbitos. En Programa y Valores, para explicar por qué las propuesta del oponente son peores. En Oponente, constituyen la práctica totalidad de los mensajes, y su eficacia dependen de la objetividad y verificación que se puedan hacer sobre ellos. Nos guste o no, y a muchos periodistas olímpicos europeos les repugna, en Estados Unidos sigue valorándose mucho la adecuación de la vida personal a los valores que se propugnan. Y si no, que se lo pregunten a Gary Hart, el favorito en las primarias Demócratas de 1988 que tuvo que retirarse al descubrirse su relación extramarital con Donna Rice.

Y los mensajes asociados se construyes en dos lenguajes:

  • Racional: mensajes basados en datos, objetivos, contrastables (en campaña o durante la acción de gobierno). Fundamental para transmitir los ámbitos de “Programa” y una parte significativa de “Oponente”
  • Emocional: mensajes basados en conseguir que el votante sienta que comparte “Valores” con el candidato, y rechaza aspectos del “Oponente” basándose en creencias. Más acto de fe que convicción empírica.

Con estos conceptos en mente, vamos a ver los dos enfoques de campaña del dúo Republicano.

La campaña de McCain

El Senador McCain pasó de ser un cadáver político a finales de 2007, sobre todo por su famosa declaración de que prefería perder unas elecciones a que su país perdiese una guerra -justificando su apoyo incondicional a la Guerra de Iraq y al incremento de tropas-, a ser candidato por el Partido Republicano con serias posibilidades de salir elegido por su talante moderado, su probada independencia que le había llevado a enfrentarse con su propio partido en múltiples ocasiones, y su vocación, también demostrada, de trabajar con ambos partidos para alcanzar grandes acuerdos.

Mientras progresaban las primarias Demócratas, en las que la lucha entre el Senador Obama y la Senadora Clinton consiguió potenciar la presencia en los medios de ambos candidatos de forma mucho más preponderante que la del Senador McCain, ya elegido por su partido mucho antes (desde principios de febrero era candidato sin oposición tras la retirada de Mitt Romney), McCain fue un espectador salpicado en esa lucha. Comenzó a recibir ataques a su programa, y a su candidatura, mucho antes de saber quién era su oponente.

La presencia en los medios de los Demócratas, y la aparente falta de campaña por parte de McCain -no tenía con quién debatir-, provocó una desmovilización del voto Republicano. Las bases del partido no entendían a un candidato que no defendía sus Valores, y que se sentía cómodo repitiendo constantemente las ventajas de su programa, mientras que la lucha descarnada entre familias Demócratas plantaba ante sus rostros día a día una chillona presentación de los valores “liberales”, y mientras que eran íntimamente conscientes de la enorme decepción que había supuesto -para ellos también- el segundo mandato de George W. Bush.

Elegido el Senador Obama para enfrentarse a él, McCain pareció verse sorprendido por la magnitud de la respuesta de los medios generalistas en favor del inexperto candidato Demócrata. Su reacción fue poco a poco desplazar su discurso desde el “Programa” a los “Valores”. Lo malo para McCain es que esta estrategia es poco creíble para su base: los Republicanos de valores más “conservadores” no acaban de creerse que una persona que llega a acuerdos fácilmente con los Demócratas de valores “liberales” fuese uno de los suyos.

image

Como decía “The Economist” el 28 de agosto de 2008, en “Bring Back the Real McCain”,

El Sr. McCain solía ser un apasionado creyente en el gobierno limitado y unas finanzas públicas saneadas, un hombre con cierto disgusto por el Republicanismo conservador y su obsesión con cuestiones reproductivas. En su discurso de campaña, …, es mucho más educado con la derecha religiosa, a quien una vez llamó “agentes de intolerancia”. Se ha implicado en el populismo bastante simple … . Si todo esto es sólo un truco para mantener al ala derecha de su partido feliz, que puede desaparecer de nuevo. Pero es una apuesta arriesgada.

[McCain] necesita dedicar menos tiempo asegurando a los evangélicos de que está de acuerdo con ellos sobre el aborto y el matrimonio entre homosexuales, y más tiempo revisar sus planes sobre los impuestos.

Halcón de política exterior, irresponsables recortes de impuestos, más hablar de la religión y el aborto: todo esto suena demasiado como Bush Tercero, la etiqueta que los demócratas están tratando de colgar del cuello del Republicano.

Al tratar de mantener y dinamizar a la base Republicana, McCain ofreció inmensa munición a los Demócratas. Se demostraba, como habían dicho siempre, que era Bush Tercero.

image

Quizás inocentemente en cuanto a estrategia de comunicación, seguramente con el fin de reorientar otra vez su propio discurso, McCain eligió a Sarah Palin como acompañante en la candidatura, la única persona de los posibles candidatos que cubría muchos huecos de su campaña:

  • Con su sola presencia, aunque Palin no hiciese campaña, cubría prácticamente de forma completa el ámbito de los Valores y la “Culture”. No hay duda de que la base Republicana se siente atraída y reflejada en la Gobernadora Palin.
  • Le permitiría, en teoría, luchas por el voto femenino moderado, disgustado por el rechazo de Obama a la Senadora Clinton, no por esperado menos humillante.
  • Reforzaría al menos uno de los puntos más débiles de su campaña en el ámbito del Programa: la política energética. Como anunció el Daily Telegraph el 10 de septiembre,

Sarah Palin será reponsable de independencia energética en el gobierno de John McCain.

John McCain quiere pone a Sarah Palin a cargo de la política energética y del petróleo de los Estados Unidos si llega a Presidente.

Con estos tres puntos cubiertos, Sarah Palin recibe el encargo de repetir como discurso de campaña su discurso a la Convención Republicana, y John McCain reorienta su discurso para alejarlo de los “Valores” y volver al “Programa”.

 

image

Las únicas incursiones de McCain en el ámbito “Oponente” de la campaña se centran en cuestionar la experiencia del senador Obama, con la serie de anuncios que pregunta si el Senador de Illinois está “Ready to lead?” (Preparado para liderar).

El Senador Obama lanzó hace tiempo una “Campaña Preventiva” que, evidentemente, pilló fuera de juego a McCain. La campaña preventiva se resume en las palabras de Obama en el mes de junio:

Sabemos qué tipo de campaña van a hacer. Van a tratar de hacer que tengáis miedo.

Van a tratar de hacer que tengáis miedo de mí. “Él es joven e inexperto y tiene un nombre gracioso. ¿Y he mencionado que es negro?”

Cualquier aspecto de la campaña que se metiese en el ámbito “Oponente” estaba por lo tanto descartado para McCain, si no quería ser categorizado como el candidato del “miedo” o del “racismo”.

La campaña de Palin

La Gobernadora Sarah Palin es a día de hoy la esperanza que tiene John McCain para ganar estas elecciones.

La prensa ha volcado tanto su atención en ella, que Palin se ha convertido velis nolis en el centro de la campaña Republicana y, de facto, en la contrincante directa de Obama. Hasta parece que McCain no existe, en algunos momentos.

image

La Gobernadora entró en campaña electoral con su discurso ante la Convención Nacional Republicana el día 3 de septiembre. El magnífico texto, léido casi al pie de la letra, con algunas inteligentes improvisaciones, contenía los primeros ataques a Obama que iban un poco más allá del ámbito “Programa”. Y contenían una clara declaración  de principios que dejaban a salvo el ámbito “Valores”. La ventaja de Palin es que no necesita hacer campaña en ese ámbito, haciendo discursos que pueden espantar a los más moderados independientes o Demócratas desencantados de Obama. Hasta ahora, Palin ha obviado en sus discursos alusiones directas sobre religión, aborto, armas, homosexualidad, etc. Los que quieren oírlos se fían de su mera presencia. Ésta es una de las razones por las que la prensa y los bloguistas pro-Demócratas (aunque debería decir Pro-Obamitas) han resaltado tanto las ideas de Palin es estos aspectos, y las han deformado añadiendo rumores y calumnias varias, que ya he relatado en este blog, y en su inmensa mayoría desmentido.  Saben que una excesiva identificación de Palin con estos asuntos asusta a ciertos moderados. Palin también lo sabe, por eso los evita y confía en su mera imagen.

Sin embargo, Palin es diferente a McCain, y ve la campaña de forma global. Y en pocos días lo ha demostrado:

  • Mientras la dirección de campaña de McCain dejó entrever que abandonaba el estado de Michigan al darlo por perdido, y Palin dijo al día siguiente:

Quiero volver a Michigan y quiero intentarlo

image

  • Cuando a mediados de septiembre Obama culpó de la crisis a “las políticas económicas fracasadas” de los Republicanos, no hubo respuesta desde la campaña de McCain. Fue Sarah Palin en su debate con el Senador Biden quien dijo, respondiendo a palabras muy similares de su contricante sobre las políticas económicas de los años pasado, lo siguiente:

Hace dos años, recuerdo, fue John McCain quien impulsó con fuerza medidas de reforma de Fannie Mae y Freddie Mac. El que dio la voz de alerta.

Personas en el Senado con él, sus colegas, no quisieron escucharle y no fueron hacia la reforma que se necesitaba entonces. Creo que la alarma ya ha sido escuchada, sin embargo, y habrá esa mayor supervisión, de nuevo gracias a los esfuerzos bipartidistas de John McCain, a que fue instrumento para reunir a la gente la semana pasada, incluso suspendiendo su propia campaña para asegurarse de que ponía la excesiva política de lado y ponía al país en primer lugar.

  • Y finalmente el 3 de octubre, a punto de tomar un avión, cuando se despedía de unos contribuyentes de campaña y les dijo:

Nuestro oponente … es alguien que ve a América, parece ser, como tan imperfecta, los suficientemente imperfecta, para hacer migas con terroristas que tienen como objetivo a su propio país.

Esto no es un hombre que ve América como vosotros y yo vemos América

El acabóse. La candidata más analizada y desmenuzada por la prensa se atrevía a traer a primera línea de campaña al “verdadero Barack Obama”, conocido de la prensa, pero poco divulgado. ¿Cuántos en España saben quién es Bill Ayers, el reverendo Wright o Tony Rezko? ¿Pero a que todos saben que Palin está bajo investigación por el “Troopergate”? Palin destapó uno de los aspectos más oscuros de la vida del Senador Obama recordando – porque sin ocupar las primeras páginas y los titulares de los medios predominantes era ya conocido- a todos los americanos los vínculos pasados del senador con el terrorista Bill Ayers. John McCain hasta el momento había realizado una campaña electoral basada en “programa, programa, programa”, al estilo de nuestro Julio Anguita de antaño, y en resistir con una sonrisa los terribles ataques que desde el campo demócrata se lanzaban sobre él.

image

Lo que ha hecho Palin es obligar a la campaña de McCain a luchar en todos los ámbitos: una campaña basada únicamente en mensajes positivos del Programa propio, y negativos del Programa del oponente, con pocas incursiones en el ámbito de los Valores, solamente tiene oportunidades de ganar si el oponente acepta jugar en el mismo terreno. Si no es así, y no es el caso del Senador Obama, se ceden dos ámbitos de campaña sin lucha. La presencia de Palin cubre uno (“Valores”),
y exime a McCain de hacer un discurso que no cree él ni la base Republicana. Y el carácter de Palin, luchadora incombustible según se desprende de su biografía, obliga a McCain a entrar en el ámbito “Oponente”.

El problema para McCain es triple:

…durante la semana del 28 de septiembre al de 4 de octubre, casi el 100 por ciento de los anucios de campaña de McCain fueron negativos, mientras que sólo el 34 por ciento de los anuncios de Obama tuvo un tinte negativo.

¿Por qué sigue presentando anuncios negativos?

Esta es una campaña dura. Y es una cuestión de hecho de que el senador Obama ha gastado más dinero en anuncios negativos que cualquier campaña política en la historia. Y puedo probarlo.

image

En este punto, conviene recordar que probablemente el primer ataque negativo basado en una mentira flagrante de toda la campaña lo emprendió el Senador Obama en el debate de la primarias Demócratas, el 19 Febrero de 2008 cuando dijo:

[McCain] dice que está dispuesto a enviar a nuestras tropas a otros cien años de guerra en Iraq.

Por si no estaba claro, una semana después repitió:

Estamos atrapados en una guerra que John McCain sugiere ahora que podría durar otros 100 años

Lo que había dicho McCain, como cuenta FactCheck.Org, estaba claro:

En realidad, McCain no sugirió tal cosa. Obama se refiere a una declaración que hizo McCain en New Hampshire en un ayuntamiento, celebrada el 3 de enero. Como hemos dicho antes, cuando el Comité Nacional Demócrata hizo una declaración similar sobre McCain, el senador de Arizona dijo que estaría “bien” permanecer en Iraq durante 100 años, “siempre y cuando los estadounidenses no estén siendo heridos o dañados o mutilados o muertos”.

McCain dio más detalles sobre esa declaración en un evento de campaña en Ohio, diciendo que la “guerra” terminaría “pronto”:

“McCain, 25 de febrero: Mis amigos, la guerra terminará pronto. La guerra a todos los efectos, aunque la insurgencia continuará durante años y años y años, pero será combatida por los iraquíes, no por nosotros.

El propio Frank Rich, periodista pro-Demócrata, escribió en el New York Times:

Barack Obama y Hillary Clinton deberíuan avergonzarse de difamar a John McCain.

Lo que el Sr. McCain dijo en realidad … era que podía imaginarse a los Estados Unidos desempeñando un papel durante 100 años en Iraq similar a nuestra presencia a largo plazo en Corea del Sur y Japón.

image

El primer anuncio negativo de la campaña de Obama se emitió el 8 de julio de 2008, atacando la política energética de los Republicanos. El primer anuncio negativo de la campaña de McCain se emitió el 18 de julio de 2008, atacando la experiencia en política exterior del Senador Obama.

La ventaja para McCain  del enfoque que Palin tiene de la campaña es doble:

  • Dado el encantamiento de los medios predominantes con el Senador Obama, es verdad que una inmensa mayoría de votantes en Estados Unidos, y no digamos de personas en el resto del mundo, tiene una imagen tremendamente sesgada a favor del candidato Demócrata. Esta imagen implica que no existen puntos negros o aspectos polémicos en su pasado, cuando claramente no es así. Sin entrar en su carrera política, de presunto reformador pero que siempre se ha plegado a los marcos de actuación de siempre, las relaciones que ha mantenido a lo largo de su vida son prácticamente desconocidas para el gran público, excepto quizás para los habitantes de Chicago.
  • El Senador Obama ha tenido la suerte del ganador en su carrera: nunca, excepto en las primarias de su partido, ha tenido que enfrentarse en serio a ninguna oposición. Prácticamente todos los puestos que ha alcanzado los ha hecho sin campañas electorales ni debates con contrincantes. Esta falta de experiencia en el enfrentamiento directo debería  ser una desventaja para responder a estos ataques.

Qué debe ocurrir hasta las elecciones

Palin y sus asesores tienen muy claro que la única forma de ganar es desgastar al contrincante. El Programa está muy explicado, y Obama ha ido modificando el suyo desde las primarias para aproximarlo al de Clinton en algunos aspectos, e incluso al de McCain en otros: como recuerda “The Economist” del 2 de octubre, Obama ahora defiende que se mantengan algunos de los recortes de impuestos que implantó… ¡Bush!

image

HotAir.com recoge el 15 de Octubre las discrepancias que hay entre los asesores de Palin y McCain sobre entrar a atacar las relaciones de Obama con el reverendo Wright, después del ataque iniciado por Palin por sus relaciones con Ayers. Dice Politico.com, según Hot
Air.com:

La gobernadora de Alaska Sarah Palin y varios altos asesores de su campaña ven en un fuerte ataque a Wright como la mejor – y tal vez la última – oportunidad de descolocar al senador Barack Obama y forzar a los votantes a reconsiderar su apoyo a él. Pero McCain sigue oponiéndose a ellos, temiendo que un ataque Wright parezca un acto de desesperación y racismo, dijeron los asesores.

En mi opinión, los puntos de campaña que deben abordar si quieren materializar las posibilidades de ganar que hoy todavía tiene son los los siguientes.

Campaña sobre Programa – Economía: Como hizo Bill Clinton en su exitosa campaña de 1992, McCain debe colgar en su cuartel general una pancarta enorme que diga “It’s the economy, stupid!”, y meterse en la cabeza que la economía es lo que le puede hacer ganar o perder las elecciones. La reacción del Senador Obama ante la crisis ha sido más ágil, más concreta y más construida que la del Senador McCain. No le ayuda su famosa declaración en diciembre de 2007 recogida en el Boston Globe:

La cuestión de la economía no es algo que haya entendido tan bien como debiera

Tampoco ayuda que en una encuesta entre economistas realizada por “The Economist” y publicada en su edición del 2 de octubre, los economistas se decanten abrumadoramente a favor del programa económico de Obama:

image

McCain ha tardado mucho en explicar a los votantes estadounidenses el papel de los demócratas en la generación de la actual crisis financiera y en la explosión de las hipotecas subprime, y en el papel que él -basado más en la intuición que en la verdadera habilidad económica- desempeñó al intentar, contra sus principios antirregulatorios, crear una mayor supervisión sobre Fannie Mae y Freddie Mac. McCain tiene que atacar en este aspecto, introduciendo los mensajes negativos que presenten a los Demócratas como parcialmente responsables del desastre, y que pregunten directamente a su oponente por su papel en la crisis, por su complicidad en este colapso colosal, y por sus vínculos con los directivos de las dos compañías, y del banco Countrywide. Este ataque negativo debe hacerse ya, de forma abrumadora, durante los primeros días del resto de campaña.

El Senador McCain no puede delegar en Sarah “Barracuda” Palin esta tarea. Es su programa, no el de Palin. Él tiene que ser la punta de lanza.

El resto de aspectos del programa, a solo tres semanas de las elecciones, pierde importancia y se difumina en la mente de los votantes. Es la economía, y el plantear soluciones sólidas, sensatas y creíbles. A día de hoy, sus planes de recorte de impuestos, si bien pueden presentar una solución a largo plazo para relanzar la economía, no son creíbles si se tiene en cuenta su promesa de además equilibrar el presupuestos y reducir el déficit en el primer año de su presidencia. Este mensaje positivo debe hacerse después del negativo incial, y debe superarlo en intensidad. McCain no puede convertirse en el candidato del miedo a estas alturas.

image

Campaña sobre Programa – Bipartidismo: tanto McCain como Palin deben explicar qué supone en estos momentos para los Estados Unidos un Congreso y un Senado mayoritariamente Demócratas más un Presidente Demócrata. La legislación que mucho moderados no esperan ver confiando en la moderación de Obama puede hacerse realidad sin ninguna dificultad. Los Jueces del Tribunal Supremo que Obama imprudentemente ya ha anunciado que nominaría dan una idea de hasta dónde está dispuesto a llegar.

Campaña sobre Programa – Política Exterior: McCain debe explicar qué situación va a heredar el futuro Presidente. Rusia resurge y se rearma, Chávez y sus compañeros crecen en latinoamérica, Ahmadinejad está a la búsqueda de las armas nucleares y construye misiles, Fidel Castro a punto de fallecer y dejar un vacío inestable a la puertas de florida, el fundamentalismo islámico en modo de ataque, Corea del Norte a punto de entrar en el mundo nuclear, Pakistán deslizándose al caos tras los errores de Musharraf, … ¿Es este el mejor mundo para “sentarse a dialogar sin condiciones”? Mensajes positivos (la fortaleza de McCain) y negativos (la debilidad de Obama y el buenismo rendicionista). En general, este discurso ha sido mantenido durante la campaña. No debería haber muchos cambios.

Campaña sobre Valores: McCain debe alejarse de esta parte, y dejarle sitio a Sarah Palin. Insisto, Palin no tiene que hablar mucho. Solamente destacar los aspectos más negativos de Obama. Por ejemplo, su postura radical respeto al aborto, mucho más extremista que las de las organizaciones defensoras del aborto más o menos libre. Estos mensajes de campaña serán más bien negativos. No deben ser muy abundantes, pero si deben ser sobre los aspectos que hoy en día siguen dividiendo a la sociedad estadounidense: aborto, y derecho a llevar armas. Ni tocar el matrimonio homosexual, el papel de la religión, u otras cuestiones que, aunque los Republicanos más conservadores no compartan, ya son comúnmente aceptadas en la sociedad estadounidense. Palin demostró en el debate con Biden su inteligencia, y sabe manejar este discurso con brillantez.

Una característica de Palin es que transmite simpatía. Su experiencia como periodista le sirve bien. Incluso cuando se hundió en la entrevista con Kouric en la CBS lo hizo con una sonrisa. McCain es conocido por su irascibilidad. John el Irascible no debe predicar sobre valores. Palin la simpática bibliotecaria es más convincente.

Campaña sobre el Oponente – Relaciones: Palin ha iniciado esta campaña. Y debe seguirla. Debe forzar a la prensa a poner en primera plana los nombres de las relaciones contaminadas de Obama: Rezko, el reverendo Wright, Ayers, Larry Walsh, …

image

Palin no tiene nada que perder, ya que la prensa predominante ya la ha amortizado. Puede permitirse el lujo de ser calificada de extremista, racista, y todo lo pero que se le ocurra a los partidarios de Obama. Tiene que contarle a los votantes que Obama mintió sobre su relación con estos oscuros personajes, tiene que explicar por qué el que se presenta como paladín del cambio es un político de los de siempre, tiene que atacar, atacar y atacar como  la han atacado a ella, dejando a McCain en la figura del Presidente que está por encima de estas cosas y que no comparte del todo las hazañas discursivas de su díscola Vicepresidenta.

image

Con todas estas acciones y mensajes de campaña, McCain podrá lograr tres objetivos:

  1. Demostrar con hechos, y repetir hasta la saciedad, lo que ha dicho en el tercer debate: él no es Bush.
  2. Presentar a Obama por cómo es y cómo actúa, no por cómo dice que es y cómo dice que actúa.
  3. Dar un papel significativo en la Campaña a la figura más brillante, y si no se maneja bien la más efímera, del panorama Republicano desde Ronald Reagan: la Gobernadora Palin.

image

Y con un poco de suerte, McCain será el próximo Presidente de los Estados Unidos.

Anuncios
  1. He vuelto a leer estas notas tan equivocadas analizando OTRA HISTORIA.
    Debe ser consecuencia de los anos. Le suele suceder a los PERROS VIEJOS, pierden el OLFATO y se equivocan.
    Muchos perros viejos se han dedicado a comentar las elecciones de este pais, no pueden haber estado mas equivocados.
    Lastima que no hay otra alternativa. Para las proximas elecciones estaran MAS VIEJOS y con menos olfato que en esta.
    El mundo entero esta entrando en una nueva ERA, ya nada sera igual. En America y Europa se estan sucediendo CAMBIOS. Son otros los tiempos, las experiencias anteriores ya no sirven. Son recuerdos historicos que tienen el valor de la epoca que representan, pero de ninguna manera sirven para el MODELITO ACTUAL.
    Los nuevo lideres dejaran otra MARCA que recordar, que tampoco servira para las nuevas generaciones, porque hoy el mundo cambia con la velocidad de la luz.
    Invitacion a los VIEJOS PERROS a quedarse a la sombra de las antiguas enciclopedias. Son otras las recetas que el mundo necesita hoy. No continuen perdiendo el tiempo en explicar lo que hay que hacer. Hay otros que si saben como hacerlo. Es un PROBLEMA DE OLFATO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s