Rillot

La despedida de McCain

In McCain on noviembre 10, 2008 at 1:05 am

En la victoria, los vencedores no tienen vocación de recordar al derrotado, y los derrotados no tienen consuelo eficaz.

En estas elecciones, los partidarios de McCain tuvieron el enorme consuelo de escuchar a un gran hombre conceder su derrota con uno de los mejores discursos de esta campaña, y probablemente uno de los mejores discursos políticos estadounidenses del siglo XXI (sí, a la altura de algunos de los que se dieron tras el 11-S). Y desde luego, mucho mejor que esa lista de buenas intenciones del discurso de victoria del Presidente Electo Obama.

Vean el vídeo, impriman la transcripción, y sigan luego de nuevo el vídeo con la transcripción.

He aquí la transcripción tal y como la presentó el New York Times, traducida por quien escribe, con las limitaciones de siempre:

SENADOR JOHN MCCAIN: Gracias. Gracias, amigos míos. (Aclamaciones, aplausos.) Gracias por venir aquí durante esta tarde hermosa de Arizona. (Aclamaciones, aplausos.)

Amigos míos, hemos – hemos llegado al final de un largo viaje. El pueblo americano ha hablado, y ha hablado claramente. Hace poco, he tenido el honor de llamar al Senador Barack Obama – (abucheos) – para felicitarle – (abucheos) – por favor – para felicitarle por haber sido elegido el siguiente presidente del país que ambos amamos.

En una competición tan larga y difícil como ha sido esta campaña, su mero éxito ordena mi respeto a su capacidad y perseverancia. Pero que él consiguiese hacer esto inspirando las esperanzas de tantos millones de americanos que incorrectamente habían creído alguna vez que tenían poco en juego o poca influencia en la elección de un presidente americano es algo que profundamente admiro y le alabo por lograrlo.

Esta es una elección histórica, y reconozco el significado especial que esto tiene para Afroamericanos y para el orgullo especial que debe ser suyo esta noche.

Siempre he creído que América ofrece oportunidades a todos los que tienen capacidad emprendedora y el deseo de tomarlas. El senador Obama cree esto, también. Pero ambos reconocemos que aunque hayamos avanzado un largo camino largo desde las viejas injusticias que alguna vez mancharon nuestra reputación nacional y negaron a algunos americanos las bendiciones completas de la ciudadanía americana, la memoria de esas injusticias todavía tenía la capacidad de herir.

Hace un siglo, la invitación del Presidente Theodore Roosevelt a Booker T. Washington para que visitase – para que cenar en la Casa Blanca fue tomada como un ultraje en muchos lugares. América hoy está todo un mundo lejos de la intolerancia cruel y llena de soberbia de aquel tiempo. No hay mejor prueba de esto que la elección de un Afroamericano a la presidencia de los Estados Unidos. Que ya no haya ninguna razón – (aclamaciones, aplausos) – que ya no haya ninguna razón para que un americano deje de apreciar su ciudadanía de esta, la mayor nación en la Tierra. (Aclamaciones, aplausos.)

image

El Senador Obama han conseguido algo grande para él y para su país. Le aplaudo por ello, y le ofrezco mis condolencias sinceras porque su querida abuela no vivió para ver este día, aunque nuestra fe nos asegure ella descansa en presencia de su Creador y muy, muy orgullosa del hombre bueno que ella ayudó a criar.

El senador Obama y yo hemos tenido y discutido nuestras diferencias, y él ha prevalecido. Sin duda muchas de aquellas diferencias permanecen. Éstos son tiempos difíciles para nuestro país, y yo le prometo a él esta noche hacer todo lo que esté en mi mano para ayudarle a liderarnos a través de los muchos desafíos que afrontamos.

Pido a todos los americanos – (aplausos) – pido a todos los americanos que me apoyaron que se unan a mí no sólo en felicitarle, sino en ofrecer a nuestro siguiente Presidente nuestra buena voluntad y esfuerzo serio para encontrar formas de ponernos de acuerdo, encontrar los acuerdos necesarios, tender un puente sobre nuestras diferencias, y ayudar a restaurar nuestra prosperidad, defender nuestra seguridad en un mundo peligroso, y legar a nuestros hijos y nietos un país mejor y más fuerte que el que heredamos.

Independientemente de nuestras diferencias, somos conciudadanos americanos. Y por favor créanme cuando digo que ninguna relación  ha significado alguna vez más para mí que esta. (Aclamaciones, aplausos.)

Es natural – es natural esta noche sentir un poco de desilusión, pero mañana debemos superar esto y trabajar juntos para conseguir que nuestro país se muev otra vez. Luchamos – luchamos con tanta fuerza como pudimos.

Y aunque nos quedamos cortos, el fracaso es mío, no vuestro.

AUDITORIO: ¡No!

MCCAIN: Estoy tan –

PUBLICO: (Canto.) ¡John McCain! ¡John McCain! ¡John McCain! ¡John McCain! ¡John McCain! ¡John McCain!

Senador MCCAIN: Estoy tan profundamente agradecido a todos vosotros por el gran honor de haber recibido vuestro apoyo y por todo lo que habéis hecho para mí. Lamento que el resultado no haya sido diferente, amigos míos. El camino era difícil desde principio. Pero vuestro apoyo y amistad nunca vacilaron. No puedo expresar suficientemente los profundamente en deuda que me siento con vosotros.

Estoy sobre todo agradecido a mi esposa, Cindy, mis hijos, mi querida madre – (aclamaciones, aplausos) – mi querida madre y a toda mi familia y a muchos viejos queridos amigos que han permanecido a mi lado en los muchos altibajos de esta campaña larga. Siempre he sido un hombre afortunado, y nunca más que por el amor y estímulo que me habéis dado.

Saben, las campañas a menudo son más difíciles para la familia de un candidato que para el candidato, y esto ha sido verdad en esta campaña. Todo lo que puedo ofrecer en compensación es mi amor y gratitud, y la promesa de un porvenir más tranquilo. (Risas.)

También estoy – también estoy, por supuesto, muy agradecido a la Gobernadora Sarah Palin, uno de los mejores políticos en campaña que he visto nunca. (Aclamaciones, aplausos.) los mejores políticos en campaña que he visto nunca –

PUBLICO: (Canto.) ¡Sarah! ¡Sarah!

image

MCCAIN: – y una nueva e impresionante voz en nuestro partido a favor de la reforma y los principios que siempre han sido nuestra mayor fuerza. (Aclamaciones, aplausos.) Su marido Todd y sus cinco hermosos hijos – (aclamaciones, aplausos) – con su dedicación incansable a nuestra causa, y el valor y elegancia ellos mostraron en los vaivenes ásperos de una campaña presidencial. Podemos mirar todos adelante con gran interés a su futuro servicio a Alaska, al Partido Republicano y a nuestro país. (Aclamaciones, aplausos.)

A todos mis compañeros de campaña, desde Rick Davis y Steve Schmidt y Mark Salter, al último de todos los voluntarios que luchó con tanta fuerza y valientemente mes tras mes en lo que a veces pareció ser la campaña con más retos en tiempos modernos, muchísimas gracias. Una elección perdida nunca significará más para mí que el privilegio de su fe y amistad.

No sé – no sé qué más podríamos haber hecho para tratar de ganar esta elección. Dejaré que otros determinen esto. Todo candidato comete errores, y estoy seguro que cometí mi parte de ellos. Pero no dedicaré un momento del futuro en lamentar lo que podría haber sido.

Esta campaña era y permanecerá el gran honor de mi vida. Y mi corazón está ll
eno de solamente la gratitud por la experiencia y al pueblo americano por darme una oportunidad justa antes de decidir que el Senador Obama y mi viejo amigo el Senador Joe Biden deberían tener el honor de liderarnos durante los próximos cuatro años.

PUBLICO: ¡No!

UN MIEMBRO DEL PUBLICO: ¡Usted merece más!

PUBLICO: (Cantos.)

MCCAIN: Por favor. Por favor. Yo no sería – yo no sería un – un americano digno de tal nombre, si lamentase un destino que me ha permitido tener el privilegio extraordinario de servir a este país durante medio siglo. Hoy, yo era un candidato al cargo más alto del país que amo tanto. Y esta noche, permanezco su servidor. Es bastante bendición para cualquiera, y agradezco a la gente de Arizona por ello. (Aclamaciones, aplausos.)

PUBLICO: (Canto). ¡U.S.A.! ¡U.S.A.! ¡U.S.A.! ¡U.S.A.! ¡U.S.A.!

image

MCCAIN: Esta noche – esta noche, más que cualquier noche, guardo en mi corazón solamente amor para este país y para todos sus ciudadanos, me apoyasen a mí o al Senador Obama – me apoyasen a mí o al Senador Obama, deseo que Dios acompañe al hombre que fue mi antiguo oponente y será mi Presidente.

Y apelo a todos los americanos, como a menudo he hecho en esta campaña, a no desesperar ante nuestras presentes dificultades, sino a siempre creer en la promesa y la grandeza de América, porque aquí nada es inevitable.

Los americanos nunca cesan. Nunca nos rendimos. (Aclamaciones, aplausos.). Nunca nos escondemos de la historia, hacemos historia. (Las aclamaciones, aplausos.)

Gracias, que Dios os bendiga, y que Dios bendiga América. (Aclamaciones, aplausos.)

Ha perdido las elecciones uno de los candidatos de los últimos 30 años que más se merecía ser Presidente.

Como decía Allahpundit la misma noche electoral, reiterando el mensaje de McCain,

Me guste o no, es mi Presidente. Como un gran hombre dijo una vez, el País lo Primero.

La divisa de la campaña de McCin fue “Country First”, el País lo Primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: