Rillot

Archive for the ‘Crisis financiera’ Category

La crisis financiera, los partidos políticos en Estados Unidos, y las elecciones (y III)

In Crisis financiera on octubre 8, 2008 at 8:12 pm

Terminábamos la entrada anterior preguntádonos si el desastre era inevitable.

Probablemente lo fuese, teniendo en cuenta cómo funciona el sistema político estadounidense. Pero vamos a ver qué acciones se tomaron desde que en el año 2000 Fannie Mase se introduce en el mercado de las hipotecas “subprime”.

Qué se hizo desde los cambios a la CRA de la Presidencia Clinton

En 1999, ya se conocían las presiones que la Administración Clinton ejercía sobre el mercado bancario para que impulsasen la CRA. Así, el New York Times contaba que

Fannie Mae, el mayor asegurador de hipotecas del país, ha sido muy presionado por la Administración Clinton para extender los préstamos hipotecarios entre clientes de rentas bajas y moderadas

“Fannie Mae ha hecho propietarios de su vivienda a millones de familias en los años 90 al reducir los requisitos de pago”, dijo Franklin D. Raines, el presidente y consejero de delgado de Fannie Mae.

En este mismo artículo, se recoge la primera voz de alerta, del American Entreprise Institute (AEI Instituto Americano de Empresa), grupo de estudios “conservador”:

“Desde el punto de vista de muchas personas, incluido yo mismo, esto es otra entidad de ahorro que crece a nuestro alrededor”, dijo Peter Wallison, miembro directivo del AEI. “Si fallan, el gobierno tendrá que dar un paso al frente y rescatarlas igual que hizo con las cajas de ahorro”.

Que fue exactamente lo que tuvo que hacer en 2008.

En 2001, como, si recuerdan, contaba en el post anterior, se piblica un informe del Departamento del Tesoro que recomendaba que el congreso legislase para prohibir a Fannie Mae y Freddie Mac participar en el mercado de las hipotecas subprime.

En 2003, como consecuencia de este informe, el gobierno del presidente Republicando George W. Bush insta a la creación de un órgano supervisor de Fannie y Freedie. Como recogía el New York Times también:

Proponen nueva agencia para supervisar Freddie Mac y Fannie Mae

La administración Bush recomendó hoy la más importante revisión regulatoria del mercado de financiacion de la vivienda desde la crisis de las Cajas de Ahorro de hace una década

Se creará una nueva agencia dentro del Departamento del Tesoso para hacerse cargo de la supervisión de Fannie Mae y Freddie Mac, las compañías patrocinadas por el Gobierno que son los mayores jugadores en el mercado de los préstamos hipotecarios.

Entre los grupos en contra de la propuesta están la Asociación Nacional de Constructores y los Demócratas en el Congreso.

Los defensores de Fannie y Freddie  dicen que los esfuerzos para regular de forma estricta a las entidades de préstamos que operan bajo ambas agencias puede hacer que disminuya su capacidad que financiar préstamos a familias de rentas más bajas.

Es decir, George Bush toma nota del informe del Departamento del Tesoro, y trata de imponer una supervisión mayor en el mercado hipotecario.

Las reacciones del Congreso no se hicieron esperar. En el mismo artículo del NYT se recogen las siguientes declaraciones de congresistas del Partido Demócrata:

“Ninguna de estas dos entidades – Fannie Mae y Freddie Mac – se enfrentan crisis financiera alguna”, dijo el Congresista Barney Frank de Massachusetts, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Servicios Financieros. ”Cuantas más personas exageren estos problemas, más presión hay sobre ambas empresas, y menos conseguiremos en términos de vivienda asequible”.

El Congresista Melvin L. Watt, demócrata de Carolina del Norte, está de acuerdo. ”No veo aquí más que un juego del trile, moviendo algo desde un organismo a otro y en el proceso debilitando el poder de negociación de las familias más pobres y su capacidad para obtener viviendas asequibles”, dijo Watt.

El congreso, que era de mayoría escasa Republicana (229-205), no llega a votar la propuesta, que es desestimada.

En 2004, Alan Greenspan advirtió de este problema de nuevo, cuando declaró que

los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac pueden convertirse en una amenaza para el sistema financiero de Estados Unidos a menos que el Congreso imponga mayor supervisión y límites a su crecimiento.

[Greenspan] sugiere que el Congreso ponga límites a la cantidad de deuda que  las dos pueden emitir y a los activos que pueden comprar.

Las dos entidades hipotecarias han pasado a un primer plano debido a su creciente tamaño y  a las reciente irregularidades en la contabilidad e informes de resultados de Freddie Mac.

Greenspan dijo que los inversores están convencidos de que ambas empresas se han hecho tan grandes que el gobierno no dejará que quiebren. La expectativa de un rescate por parte del gobierno en caso de crisis les ha dado a Fannie y Freddie una ventaja en el mercado, que han utilizado “básicamente para deshacerse de varios competidores”, dijo.

Greenspan dijo que cualquier nueva agencia reguladora debería tener el mismo poder que los reguladores federales del mercado bancario, y debería definir requisitos sobre el capital. Dijo que si el congreso aumentaba la regulación sin limitar la deuda y los activos, estaría dando una señal equivocada a los mercados.

En 2005, un grupo de Senadores presenta una propuesta de “Ley para  la regulación del mercado de la vivienda”. Uno de esos senadores era John McCain, como recuerda “Minority Report”:

John McCain avisó del colapso de las hipotecas en 2005

Como se ve en Govtrack.us, donde se pueden consultar todas las iniciativas legislativas de Congreso y Senado, McCain fue no de los copatrocinadores del proyecto de ley:

image

¿Qué decía esta ley? En la misma página de GovTrack podemos leer el resumen que dice que la ley pretende

corregir la ley de 1992 de Seguridad y Solidez de Financiera de las Empresas Federales de Vivienda, creando … una Agencia Federal Regulatoria del Mercado de la Vivienda ind
ependiente, que tendrá autoridad sobre … Fannie Mae y Freddie Mac.

Esta ley queda desestimada, y no llega a ser votada, en un Senado de mayoría Republicana.

En 2007, varios senadores republicanos vuelven a presentar una propuesta de ley prácticamente igual. Esta propuesta de ley está todavía en trámite. Algo me dice que va seguir el mismo destino que la anterior.

En 2008, siguen saliendo a la luz las malas prácticas de Fannie y Freddie en los últimos años, incluso después del duro revulsivo que supuso para Fannie tener que volver a presentar cuentas de 2003 y 2004 tras la investigación de la SEC. Citando a la Associated Press,

Cuando sus pérdidas comenzaron a crecer a una velocidad alarmante durante el año pasado, los inversores perdieron confianza, forzando la histórica intervención del gobierno de ambas compañías

Los supervisores Federales, tras revisar las cuentas de ambas compañías con la ayuda del banco de inversión Morgan Stanley, creen, creen que manipularon los principios contables al calcular su capacidad financiera para hacer frente a pérdidas.

“Las dos compañías”, dijo [Armando Falcon, supervisor jefe por parte del Gobierno), “se aprovecharon de la percepción que tenia Wall Street de que el Gobierno estaría detrás de ellas en caso de una crisis, como ahora”.

Mientras que Fannie y Freddie en general tenían estándares de control de riesgo mayores para sus prestamistas que las compañías de hipotecas “subprime” que comenzaron a caer a finales de 2006, las dos bajaron estos estándares durante la burbuja inmobiliaria y compraron títulos vinculados a préstamos de mayor riesgo.

Incluso mientras el mercado de las hipotecas “subprime” se hundía, siguieron asegurando los préstamos llamados “Alt-A”

En septiembre 2008, tras la intervención del gobierno, se obligó a dimitir a toda la cúpula directiva de las compañías. Entre ellos, a sus dos Consejeros Delegados, Daniel Mudd y Richard Syron.

 

Algunas personas clave en esta historia

Christopher Dodd, Senador Demócrata por Connecticut, es presidente del Comité de Banca del Senado. Es un defensor ardiente de Fannie Mae y Freddie Mac y se ha opuesto a las propuesta de ley que aumentaban la supervisión sobre ellas. Entre otras cosas, Dodd es famoso por:

  • Ser el  senador que más dinero ha recibido en total de Fannie y Freddie como contribuciones de campaña desde 1989
  • Estar implicado en un escándalo por el que el banco Countrywide, uno de los principales bancos emisores de hipotecas subprime, que llegó a tener el 20% del mercado de hipotecas estadounidense antes de su colapso y compra por el Bank of America. El problema con Dodd es que recibió de Countrywide en 2003 préstamos hipotecarios a tipos de interés por debajo de mercado, a través de un programa para clientes VIP. Y además no los hizo públicos en las declaraciones financieras anuales del Comité de Ética del Senado desde 2003 hasta 2008.  Countrywide ha donado 27.000 dólares para las campañas de Dodd desde 2007.
  • Durante la crisis, en pleno mes de Julio de 2008, Dodd hizo declaraciones como las siguientes:

Hay una especie de pánico [en los analistas] por ahí hoy en día, y no debería ser así. En mi opinión los hechos no justifican la reacción.

(“Dodd seeks to quell panic over mortgage giants’ losses”, By Jessica Holzer and J. Taylor Rushing, The Hill 07/11/08)

[Fannie y Freddie] son instituciones sólidas y fuertes … fundamentalmente fuertes … [no hay razones] para hablar de quiebra

(Sen. Dodd calls Fannie, Freddie ‘fundamentally strong”, Michael R. Crittenden, July 11, 2008),

[Fannie y Freddie] están en una situación sólida … en buena forma … sugerir que están en graves problemas no es exacto

(“Dodd defends Fannie Mae/Freddie Mac, rips Bush and the Fed”, Don Michak, Journal Inquirer, July 14, 2008)

James Johnson es otro de los personaje involucrados en esta crisis. Fue director General de Lehman Brothers desde 1985 a 1990, y fue Presidente y Consejero Delegado de Fannie Mae desde 1991 a 1998. Durante su mandado, las modificaciones de la CRA tuvieron lugar, si bien Fannie Mae no anunció su entrada en el mercado secundario de las “subprime” hasta el año 2000. James es conocido por varios aspectos de destacada impureza:

Franklin Raines ha sido el primer consejero delegado de Fannie Mae negro, y fue el sucesor de Johnson en el puesto. Su papel en la crisis es también relevante, así como su implicación en malas prácticas durante su mandato. De 1977 a 1979 fue Director Asociado en la Oficina de Gestión Presupuestaria y Director Asociado de Política Interna en la Casa Blanca, bajo la administración Carter, y durante los a
ños en que se aprobó la CRA.  Hasta 1991 trabajó en banca privada, y desde ese año hasta 1996 fue vicepresidente de Fannie Mae. Recordemos que en 1993 se modifica la CRA, según las propuestas del Presidente Clinton.  De 1996 a 1998 se incorpora a la administración Clinton como Director de la Oficina Presupuestaria, y en 1999 vuelve a Fannie Mae como consejero delegado, sustituyendo a Johnson en el puesto. Veamos por qué es famoso en los blogs políticos:

Daniel Mudd ha sido a su vez el sucesor de Raines como Consejero Delegado de Fannie Mae, y había sido antes el Director de Operaciones de la compañía. Los datos interesantes sobre él son:

  • En el año 2005, cuanto todavía estaba de forma interina en su puesto, dio un discurso al Congressional Black Caucus (CBC), grupo que reúne  a los Congresistas negros en Estodos Unidos, en teoría independiente pero que se reconoce fuertemente vinculado al partido Demócrata. En este discurso, al que asistieron entre otros Barack y Michelle Obama, Mudd decía que

Vengo aquí humildemente para reafirmar la amistad y la colaboración entre Fannie Mae y el CBC.

Por lo tanto, muchos de ustedes han sido buenos amigos para que Fannie Mae y de nuestra misión. Has sido amigos en los buenos tiempos y en los malo. Hemos llegado a un momento difícil para Fannie Mae. Hay mucho por hacer dentro de mi empresa y yo humildemente les pido que nos ayuden y me ayuden. Si hay áreas en las que podríamos hacerlo mejor, nos gustaría escucharlo de nuestros amigos, de nuestra familia.

En muchos aspectos, sois la conciencia de Fannie Mae

image

Cuatro de los principales actores en el mercado hipotecario y de la vivienda estadounidense tienen estrechos vínculos con el partido demócrata. ¿Es casualidad? Lean, lean.

Fannie Mae, Freddie Mac y los políticos

Como hemos visto, amigos no les faltaban a Fannie y a Freddie en el Congreso y en el Senado. Pero, ¿eran suficientes? ¿Chris Dodd era todo lo que necesitaban?

Fannie Mae y Freddie Mac han hecho contribuciones a las campañas de varios políticos del Congreso (House o H) y del Senado (S), tanto a Republicanos (R) como a Demócratas (D). De la siguiente tabla completa, extraigo los primeros en el ránking por volumen total de dinero que han recibido:

image

¿Ven algunos nombre conocidos? Chris Dodd, como decíamos, es el vencedor absoluto. Pero, ¿quién es el segundo? ¿Es el Senador Obama? ¿Es él? Sí, él es. ¿Y la senadora Clinton? Sí, también está, ya un poco más abajo. ¿Y el senador McCain? Está tan tan bajo, que ni se ve: desde 1989 ha recibido únicamente 21.550 dólares en donaciones de Fannie y Freddie. Hay 61 Senadores y Congresistas que han recibido más que él.

Por otra parte, de la tabla completa se ven algunas cosas curiosas:

  • Fannie y Freddie han donado un 35% más a miembros del Partido Demócrata que a miembros del Partido Republicano.
  • Y a un 46% más de miembros del partido Demócrata que del Republicano.

Pero … ¡un momento! Estos datos son desde 1989. ¿Cuándo llegó el Senador Obama a Washington? Vamos a ver la equivalencia en “donaciones por año de presencia en el Senado”.

image

Estadísticamente, el Senador Obama goza de un especial talento para atraer el dinero ajeno. Teniendo en cuenta los años que lleva McCain en el Senado, Obama ha recibido 49 veces más dinero de Fannie y Freddie que McCain.

Obama coomenzó su carrera en la firma de abogados Miner, Barnhill & Galland de Chicago, que, entre otras cosas, presentaba demandas a los bancos por no cumplir la CRA. El pro
pio Obama representó a un cliente en una demanda contra el Citibank en 1994
por este motivo, como recoge el Chicago Sun Times:

Obama representó a Calvin Roberson en una demanda de 1994 contra el Citibank, a quien acusaban de denegar hipotecas de forma sistemática  si quienes las pedían eran afroamericanos o de otras minorías.

(Vuelvo a recordar que varios estudios demostraron que la práctica de “redlining” o discriminación mediante “demarcaciones” no fue tal, sino la simple aplicación de perfiles de riesgo que los bancos debían llevar a cabo).

Obama ha sido un defensor constante de la CRA, de Fannie y de Freddie.

Personalmente, y tras tener toda esta información en cuenta, me preguntaría a quién prefiero para manejar esta crisis: a quien los que la causaron no quieren dar fondos, o quien los que la causaron han dado más que a nadie.

 

image

Viñeta tomada de Hillaryclintonforum.net

Conclusión

¿Da este relato al impresión de un mercado dejado al albur, sin intervención, paradigma del capitalismo salvaje? A mí no me la da. El mercado de la vivienda estadounidense es uno de los más intervenidos. El mercado bancario también lo es. Desde el New Deal de Roosevelt se ha intentado repetidas veces “legislar para cambiar el mundo”.

Sucesivos gobiernos Demócratas han intervenido masivamente en estos mercados: Roosevelt, Carter, y Clinton.

Sucesivos Congresos y Senados han bloqueado propuesta de Ley que impulsaban mayor regulación en estos mercados.

Esto es intervencionismo. Esto es ingeniería social. Esto es fracaso.

Como decía Ronald Reagan,

Las palabras más temibles en lengua inglesa son “Soy del Gobierno, y estoy aqui para ayudarles”

La crisis financiera, los partidos políticos en Estados Unidos, y las elecciones (II)

In Crisis financiera on octubre 2, 2008 at 2:10 pm

Los cambios de la Administración Carter – La Community Reinvestment Act (CRA)

Siguiendo con la cronología de la evolución del mercado hipotecario estadounidense, llegamos a 1977. En este año, el Congreso de abrumadora mayoría Demócrata aprueba, y el presidente Jimmy Carter firma, la Community Reinvestment Act (CRA), una Ley Federal orientada a facilitar el acceso a los préstamos a las personas teóricamente más desfavorecidas. “Community” viene aquí a ser algo parecido a tribu o grupo comunitario de similares características socioeconómicas, más que la palabra española neutra de “comunidad”. Carter, que es comúnmente tenido por un presidente cuyo idealismo parecía en ocasiones adptar la forma de absoluta ignorancia de la realidad, era sin duda un hombre lleno de buenas intenciones. Las mismas buenas intenciones que, dice el refrán, pavimentan el camino al infierno.

image

La CRA surgió a raíz de las acusaciones que diversos grupos comunitarios apoyados en estudios más o menos científicos -más menos que más- hicieron a partir de 1970, según los cuales se demostraba que existía una discriminación racista en la banca hacia los clientes negros, que les dificultaba el acceso a préstamos, y por lo tanto a hipotecas que les permitiesen convertirse en propietarios. Los activistas se significaron especialmente en Chicago y en la costa Oeste. Este documento recoge las fuentes de esto estudios originales. La CRA suponía aceptar que los banqueros estaban más interesados en mantener cierta forma de discriminación recial que en ganar dinero, maravilloso supuesto que por primera vez considera que los bancos valoran algo por encima del dinero. Y así la CRA obligaba a los bancos y entidades de crédito a ofrecer préstamos con las mismas condiciones a cualquier cliente dentro de su área de actuación. La CRA prohibe expresamente las prácticas de “redlining” (“poner líneas rojas”) o “demarcaciones”, por las que los bancos y entidades de crédito ofrecen condiciones diferentes, o deniegan cierto tipo de servicios, a clientes de ciertas áreas geográficas o zonas dentro de una ciudad, región, o estado. Exactamente, los objetivos de la CRA son:

impulsar a las entidades bancarias a dar respuesta a las necesidades de crédito de las comunidades en las que operan, incluyendo barrios con rentas bajas y medias, manteniendo la operativa bancaria segura y sólida.

La CRA exige que se evalúen periódicamente los registros históricos de las entidades crediticias para comprobar si cumplen y satisfacen las necesidades de crédito de las comunidades en que operan. Estos exámenes los llevan a cabo las Agencias Federales responsables de supervisar el sistema bancario: la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, la FDIC, la Oficina del Controlador de la Moneda (Office of the Comptroller of the Currency, OCC) y la Oficina de Supervisión de Entidades de Ahorro (Office of Thrift Supervision (OTS). Los resultados de estos exámenes se tienen en cuenta cuanto una entidad solicita permisos y licencias al Gobierno, e influyen en su aprobación o denegación.

¿En qué se tradujo esta buena intención? En las entidades bancarias empezaron a ver como una exigencia del Gobierno el ofrecer créditos a clientes cuyo perfil de riesgo no los hubiese hecho aceptables de otra forma.

Sin embargo, esta ejercicio de ingeniería social todavía no era suficiente.

Las modificaciones a la CRA de la era Clinton

En 1990, el Banco de la Reserva Federal de Boston publicó un estudio, que, junto con varias revisiones de otros investigadores, aseguraba que seguía existiendo discriminación racial en la concesión de préstamos. El mismo ejercicio de confundir correlación estadística con causa y efecto, volvió a provocar el mismo resultado.

En 1993, el presidente Clinton ordenó que se llevase a cabo la mayor modificación a la CRA desde su aprobación, modificación que entró en vigor en 1995. Esta modificación fue aprobada por el Congreso de amplia mayoría Demócrata, y firmada por el presidente. La modificación pretendía impulsar más la concesión de créditos a habitantes de zonas desfavorecidas consistió en:

  • Exigir que las evaluaciones fuesen numéricas, que los bancos tuviesen una “nota” por su cumplimiento de la CRA

  • Exigir que los bancos publicasen las cifras de préstamos concedidas segmentadas por área geográfica, nivel de renta y raza

  • Impulsar a las asociaciones vecinales y agrupaciones sociales a que presentasen quejas y reclamaciones contra los bancos que no invirtiesen o concediesen préstamos en volumen suficiente tanto por área geográfica, por renta y raza

  • Permitir que las asociaciones y agrupaciones que promocionasen y publicitasen préstamos dirigidos a grupos concretos (áreas geográficas, niveles de renta, o raza) recibiesen un pago de los bancos por ayudarles a vender

  • Permitir que los bancos titulizasen las hipotecas de riesgo más alto que las de tipo A. Las de tipo A son las de menor riesgos: no cubren el 100% del valor de tasación, se exige un cierto nivel de renta, … Las de riesgo mayo que éstas son las famosas hipotecas “subprime” y “Alt-A” (A Alternativo). En adelante, en esta entrada llamaré a las “Alt-A” y a  las “subprime” por el nombre conjunto de “subprime”.

  • Y permitir que, una vez titulizadas las hipotecas “subprime”, se vendiesen en el mercado secundario. Hasta el momento estas hipotecas debían estar respaldadas por depósitos, y no eran “vendibles”.

image

En 1994, se aprueba la “Riegle-Neal Interstate Banking and Branching Efficiency Act”, ley que autorizaba por primera vez que un banco comercial pudiese ser dueño de otros bancos en diferentes estados, y que un banco pudiese abrir sucursales en otros estados a partir de 1997, poniendo así fin a la prohibición histórica de la banca estadounidense de bancos de ámbito nacional o multiestatal. Esta ley inició un período de fusiones y adquisiciones entre los pequeños bancos que había hasta el momento. Esto hizo que entre 1990 y 1998 creciera un poco más la actividad de fusiones y compras entre pequeños bancos, segun datos de la Reserva Federal (aquí y aquí):

image

 

En 1999, Clinton firma la “Gramm-Leach-Bliley Financial Services Modernization Act”, que derogaba las leyes Glass Steagal que impedían que un banco se dedicase a banca comercial y a banca de inversión. Una de las consecuencias de esta ley fue la creración de Citigroup, al fusionarse el Citibank con Traverlers Group. Lo que esta ley incorporaba era una provisión, según la cual las operaciones de compra y adquisición entre bancos solamente recibirían la autorización del Gobierno si se cumplía un requisito: no se daría el visto bueno a ninguna compra si alguna de las sociedades o afiliadas  recibía

una calificación por debajo de “satisfactorio” en su más reciente revisión de cumplimiento de la CRA

Es decir, se hacía obligatorio cumplir estrictamente con la CRA, y obtener la aprobación de los órganos reguladores de la CRA, para que dos bancos pudiesen llevar a cabo una operación de compra o fusión. Estas provisiones fueron defendidas por el Presidente Clinton, ante la importante discusión que generó en el cuerpo legislativo. Clinton quien llegó a amenazar con utilizar su poder de veto, ya que aseguraba que

vetaría cualquier legislación que recortase los requisitos de ofrecer préstamos a las minorías.

Dos situaciones surgieron de esto: los bancos tenían todavía más exigencias para fusionarse, y la CRA se introducía cada vez más en la operación de los bancos. El resultado de la primera situación se hizo muy patente. Los bancos redujeron el ritmo de concentraciones en los años siguientes a la CRA. Precisamente cuando la crisis de las “puntocom”, que duró de 2001 a 2003, llegaba.

image

Las consecuencias de la nueva CRA

Entre 1993 y 1998, los préstamos concedidos por mandato de la CRA crecieron un 39%. El resto de préstamos, solamente un 17%. Los préstamos “subprime” crecieron un 760% para compra de viviendas, y un 890% para refinanciación de préstamos hipotecarios existentes.

Y las asociaciones y comunidades se “profesionalizaron” para forzar a los bancos a otorgar más préstamos. Hoy presumen de haber conseguido 1 billón (trillón estadounidense) de dólares de los bancos:

[la CRA] exige que todos las entidades bancarias que aceptan depósitos ofrezcan acceso a los préstamos garantizando la igualdad de condiciones

… hacemos el seguimiento de más de 1 billón de dólares …

Para los bancos, que se enfrentaban a las demandas de los grupos y asociaciones, y a las penalizaciones del Gobierno si obtenía malas puntuaciones en la evaluación, no lo veían igual:

constituye un plan contra el sistema bancario

La mayor parte de estos préstamos tenían un nivel de riesgo mayor, es decir, eran “hipotecas subprime” que los bancos en otra situación probablemente no hubiesen otorgado, y que la CRA fomentaba. Volvemos a ver la confusión entre correlación estadística (si uno es negro y pobre, es menos probable que le den una hipoteca) y causalidad (no me dan la hipoteca porque tiene prejuicios contra los negros pobres).

En 1996 aparecen los primeros estudios que ponen en cuestión los resultados de los estudios previos sobre el supuesto “racismo” de los bancos. Uno de estos estudios ya decía que

la mayor parte, si no la totalidad, de la evidencia estadística de “demarcaciones” racistas basada en datos consolidados de préstamos otorgados es en el mejor de los casos no concluyente, y, con mayor probabilidad, engañosos.”

Por supuesto, estos nuevos estudios son ignorados con efervescente entusiasmo.

En 1997, Bear, Stearns and Co. se convierte en el primer banco en titulizar las hipotecas “subprime”, aprovechando los cambios en la ley. Se trataba de títulos que estaban,

respaldados por hipotecas asequibles … garantizados por Freddie Mac y con un rating implícito de “AAA” (de menor riesgo)

En el año 2000, Fannie Mae se introduce en este mercado también, al comprar 2.000 millones de dólares de hipotecas “subprime” para

Inducir a los prestadores a diseñar productos asequiblees a la medida de clientes de rentas medias y bajas …

… ampliar el mercado secundario de hipotecas asequibles orientadas a grupos sociales (“communities” en el original) en toda la nación

En 2001, un informe del Departamento del Tesoro ya avisaba de que Fannie Mae y Freddie Mac tenían intención de participar con fuerza en este mercado, y recomendaba que

el congreso debe legislar para asegurar que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (US Department of Housing and Urban Developmente – HUD) tiene la autoridad suficiente para prohibir [a Fannie Mae y Freddie Mac] que compren préstamos con estas características depredadoras.

Por cierto, el presidente del Gobierno se llamaba … George W. Bush. El Congreso era de mayoría justa Republicana (221 R – 212 D), pero no avanzó en esta línea.

Impulsado por el espaldarazo de Fannie Mae del año 2000, y por las modificaciones a la CRA, el mercado de las hipotecas “subprime” despega.

Ya en 2002 es una realidad que Freddie Mac y Fannie Mae compran grandes volúmenes de hipotecas “subprime” en el mercado primario, como había avisado el HUD:

Hacia las hipotecas “subprime”. ¿Saldrán ganando o perdiendo los compradores de vivienda de rentas bajas cuando Fannie Mae y Freddie Mac entren en el mercado de los préstamos “subprime”?

image

Fannie Mae y Freddie Mac son Empresas Patrocinadas por el Gobierno (GSEs – Government Sponsored Enterprises), cuya fuente de ingresos es su propia actividad, que, como ya vimos anteriormente, es garantizar hipotecas, comprar hipotecas en el mercado primario, y venderlas en el secundario. A mayor número de hipotecas que las entidades bancarias otorguen en el mercado primario, mayor volumen hay para comprar y revender en el mercado secundario, mayores ingresos. Como se recuerda demasiado tarde 2.008, Fannie y Freddie se lanzaron a una carrera hacia la compra de hipotecas “subprime”;

La peligrosa carrera de Fannie tras las hipotecas “subprime”.

Mientras intentaba incrementar su volumen de negocio, la compañía dejó de dar importancia a los riesgo
s.

Y, efectivamente, el precio de la vivienda creció y … comenzó a seguir la ley de la oferta y la demanda, como explica este gráfico en la página 6 del informe de la Office of Federal Housing Enterprise Oversight (OFHEO – Oficina de Supervisión de la Industria de la Vivienda Federal). El crecimiento del precio de la vivienda entre 1.999 y 2.006 estuvo entre el 5% y el 9% interanual :

image

En este entorno, los bancos hipotecarios, que estaban obligados por la CRA a vender hipotecas “asequibles” para evitar penalizaciones, que estaban viendo a Fannie Mae y Freddie Mac garantizar las hipotecas “subprime” y apostar por ellas con energía, y que además veían cómo Fannie Mae y Freddie Mac les compraban sus paquetes de “subprime” para trasladarlas al mercado secundario, hicieron crecer también en el mercado primario la venta de estos productos. Y el porcentaje de hipotecas “subprime” sobre el total del mercado llegaba al 20%:

image

Estos eran los préstamos “asequibles”, según el espíritu de la CRA. Como ya había anunciado Fannie Mae en el 2000 al anunciar su entrada en este mercado, se trataba de

dar flexibilidad a las entidades de préstamo permitiendo variaciones en las condiciones que los peticionarios de préstamos necesitan cubrir para acceder a ellas.

Esta variaciones se refieren al ratio Importe del Préstamo / Valor del Inmueble, aportación del peticionario del préstamo, ratio entre el gasto en vivienda / ingresos, y otros.

Me imagino que esto nos suena a los españoles. ¿Recuerdan las hipotecas por el 100% del valor de tasación del inmueble? ¿Y las hipotecas aprobadas a pesar de que la cuota superaba el 30% de la renta familiar? Sí, en España también vivimos las hipotecas “subprime”.

La mayor parte de estas hipotecas eran de interés variables. En 2004, el 92% de las hipotecas “subprime” que mantenía Fannie Mae eran de tipo variable. En 2005, eran el 91%.

Y entonces, a principios de 2005, comenzaron a subir los tipos de interés:

image

A finales de 2006,  Fannie Mae y Freddie Mac acumulaban el 60% de la compras de hipotecas en el mercado secundario. De éstas, el importe total de hipotecas “subprime” (“subprime” puras y “Alt-A”) que mediante compras acumularon Fannie Mae y Freddie Mac superaron el billón de dólares en 2007. Fannie Mae tenía unos 400 mil millones de dólares, Freddie Mac el resto.

Es decir, hay un billón de dólares en el mercado de hipotecas de mayor riesgo y de tipo de interés variable, cuando los tipos de interés se disparan. Sumando el efecto de los aumentos del precio de la energía, a los titulares de hipotecas “subprime” les empieza a faltar el dinero para hacer frente a sus pagos. Las hipotecas “asequibles” dejan de ser atractivas.

Durante 2007, se detiene el crecimiento de la proporción de hipotecas “asequibles” sobre el total de hipotecas, que fue tan alto durante 2005 y 2006. Al no cobrar de sus clientes, los bancos dejan de otorgarlas:

image

El volumen de mercado de las hipotecas en general se detiene, y al ser menor la proporción, el de las “subprime” se hunde:

image

Comienzan a ejecutarse hipotecas por impago, empieza a haber exceso de oferta de viviendas, pero no hay demanda. Desde finales de 2006, el crecimiento de los precios de la vivienda pasa a ser prácticamente nulo en 16 meses:

image

Simultáneamente, desde finales de 2006 comienzan a crecer a un ritmo elevado los impagos y pagos atrasados:

image

Desde enero de 2007, las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac (que, recordemos, cotizan en bolsa) empiezan a caer:

img47

En abril de 2008, el Fondo Monetario Internacional exhibe su alarmismo diciendo que

la Crisis de Estados Unidos es el mayor impacto financiero desde la Gran Depresión

El 11 de julio 2008, el mercado ya empieza a considerar que Fannie Mae y Freddie Mac, no tienen valor, y con ello duda de las garantías que puede ofrecer sobre las hipotecas que compra:

Un experto en opciones dice que las acciones de Fannie y Freddie no valen nada

El 16 de julio de 2008, los reguladores y directivos de Fannie y Freddie desmienten que haya problemas en ambas compañias:

Los reguladores tratan de confund
ir al público para hacer despegar a Fannie y Freddie

En septiembre de 2008 se llega a la 12ª quiebra bancaria del año en Estados Unidos:

Los reguladores cierran Ameribank Inc., un banco de Virginia Occidental que activos de 115 millones de dólares.

La correlación entre la CRA y la crisis

No vamos a cometer el error de vincular correlación y causalidad. Solamente vamos a presentar algún dato más que establece la relación temporal entre la entrada en vigor de la CRA y sus reformas y algunos indicadores sobre el impacto de la crisis crediticia. Insisto en que no se trata de una relación causa-efecto, pero al menos da que pensar, ya que, a diferencia de las acusaciones de “redlining”, no parece haber una buena explicación alternativa.

Desde que en 1995 se modifica la CRA, los precios de la vivienda en Estados Unidos comienzan a crecer a un ritmo mucho mayor que el IPC:

image

Como conclusión, la historia de la crisis hipotecaria coincide en el tiempo con grandes decisiones intervencionistas de varios gobiernos, siendo la modificación a al CRA en 1.995 un hito a partir del cual todos los indicadores comenzaron a verse distorsionados.

¿Era inevitable? ¿Nadie lo vio venir? ….

 

 

 

 

La crisis financiera, los partidos políticos en Estados Unidos, y las elecciones (I)

In Crisis financiera on septiembre 29, 2008 at 11:40 am

Lo que ha ocurrido en la presente crisis financiera (o crediticia) que vivimos tiene, por una vez, un claro culpable, que tan bien ha identificado el Presitende del Gobierno de España:

image

image

Con estos dos titulares basta, el resto de la prensa española recoge las declaraciones de miembros del gobierno, en el mismo tenor. Los opinadores no son mejores, la verdad. En la tertulia de Carlos Herrera en Onda Cero, varias veces se ha hablado de la “culpa” de Bush, y del capitalismo sin barreras, en la crisis financiera, y en cómo los votantes estadounidenses, sabiamente (por una vez los estadounidenses son sabios), ven en Obama a quien mejor puede sacarles las castañas del fuego.

image

En fin, que está muy claro: es el fin del liberalismo, se demuestra que el socialismo debe ser el resultado de su superación, la codicia de los bancos otorgando hipotecas de alto riesgo demuestra el fallo de los mercados sin control, y los gobiernos Republicanos de Reagan y Bush son los culpables. Por una vez la prístina verdad, confirmada por la realidad, brilla en el marasmo de noticias. ¿No es así? Pues piensen de nuevo.

Los antecedentes – el Mercado Hipotecario Estadounidense original

Puestos a buscar culpables en gobiernos pasados, no deberíamos paranos en la administración Reagan. Vayamos muuucho más atrás. El documento “Saga of the US Mortgage Industry” tiene un resumen breve de la historia del mercado hipotecario estadounidense. Tengamos en cuenta que todos estos mecanismos se han trasladado al resto del mundo con unos años de retraso, por lo que la historia aplica exactamente igual al mercado europeo.

Hace mucho tiempo, el mecanismo era muy simple: uno entraba en la sucursal de su banco, pedía una hipoteca, el banco le prestaba el dinero que tenía de los depósitos de que habían hecho antes otros clientes (clientes que llevaban sus ahorros al banco), uno quedaba en deuda con el banco, y ahí se acababa el proceso. El banco gana dinero de la siguiente forma:

  • Un cliente deposita sus ahorros en el banco, y el banco le recompensan pagándole un pequeño interés sobre sus ahorros.
  • El banco a su vez presta dinero -el que obtiene de los ahorros de sus clientes- a otros clientes, cobrándoles por ello un interés mayor que el que paga a los que le han dado su dinero.

Muy sencillo:

En este modelo ideal, los bancos no quebraban, ni se ejecutaban las hipotecas, ni la gente perdía todo su dinero. Lamentablemente, este modelo tenía enormes desventajas para los usuarios.

  • Hasta finales de los años 40, no eran raros los “pánicos bancarios”, por los cuales, ante temores de que un banco tuviese problemas, un número importante de clientes pedía que le devolviesen sus ahorros, es decir, los depósitos que tenian en el banco. En general estos “pánicos” solían convertir en realidad los temores, dejando al banco sin dinero: al no quedarse sin dinero para prestar, por tener que devolverlo a los clientes, el banco quiebra. Por otra parte, la mayoría de los bancos que concedían préstamos hipotecarios eran pequeños, incapaces de apoyarse en otras sucursales. Bastaba una noticia de ámbito local sobre el banco para desencadenar el pánico y dejarlo sin depósitos.

  • Por contra, en tiempos de bonanza, pequeños bancos en manos de dueños poco escrupulosos podían llegar a controlar todo el mercado hipotecario de una ciudad o zona. Cuando otros bancos de la zona entraban en quiebra por los pánicos anteriores, podían comprar a estos bancos fallidos a precio de saldo. En este escenario, eran habituales las prácticas competitivas injustas, llegando en casos a ser ilegales.

  • Para protegerse de verse en alguno de los escenarios descritos anteriormente (quedarse sin dinero ante pánicos, ser comprados por competidores cuando tuviesen problemas), los bancos establecieron para grandes préstamos mecanismos de seguridad. Para las hipotecas, se hizo práctica común solamente otorgar hipotecas que fuesen revocables y ejecutables al momento y sin justificación. Es decir, en cualquier momento el banco podía pedir al cliente titular de la hipoteca que devolviese el préstamo completo, o perdería la casa. No por dejar de pagar la letra mensual, sino por no poder pagar el total del préstamo pendiente.

Creo que en general existe un consenso sobre la ineficacia de este sistemas. Muy pocos créditos hipotecarios fallaban, pero igualmente muy pocos estadounidenses eran propietarios de su casa.

Roosevelt y el New Deal – el Mercado Hipotecario Estadounidense moderno

Parece que la corriente mayoritaria entre los economistas es que el “New Deal” que lanzó el Presidente Roosevelt (además de en cierto modo quebrar el equilibrio de poderes forzando al Tribunal Supremo cuando éste declaró inconstitucionales varias de sus medidas) no fue el acierto que su hagiógrafos consideran. Dentro del esfuerzo de reconstrucción que supuso el “New Deal”, un importante apartado fue la reforma del Sistema Bancario y del mercado de la vivienda. La famosa “sopa de letras” que es, probablemente, el legado más duradero del “New Deal”, contaba con numerosos ingredientes dirigidos a ello. Así, Roosevelt creó:

  • La FDIC – Federal Department Insurance Corp, el fondo que garantiza los depósitos bancarios hasta 100.000 dólares y que financian los propios bancos que quieran acogerse a él. Con esto, se pretendía evitar que los ahorradores perdieran todo su dinero en caso de quiebra de los bancos. A cambio, la FDIC tiene poder real de intervenir en la gestión de los bancos si determina que el riesgo que asumen es muy elevado.

  • La famosa SEC – Securities and Exchange Commission, para regular la bolsa, evitar abusos en el mercado y asegurar que las compañía en bolsa ofrecen información veraz sobre su situación y resultados. No asegura los fondos invertidos en bolsa.

  • La Federal Housing Administration (FHA) o Agencia Federal de la Vivienda, la agencia del gobierno que, entre otras cosas, garantiza préstamos hipotecarios de los consumidores y ofrece préstamos hipotecarios propios.

  • La ahora famosísima Federal National Mortgage Association (FNMA), o Fannie Mae, Asociación Nacional Federal de Hipotecas, la compañía que actúa como un banco
    de inversión y que supuso el cambio de mercado hipotecario estadounidense.

La regulación del sistema bancario se hizo también mediante la introducción de las Leyes Glass-Steagall, que no solo aprobaron la creación de la FDIC, sino que a través de la Segunda Ley Glass-Steagal, llamada “Ley de la Banca de 1933” estableció la separación obligatoria de la Banca Comercial (depósitos y préstamos) de la Banca de Inversión (fondos, acciones, títulos, …), eliminando la posibilidad de bancos universales, con la oferta completa de servicios bancarios como es habitual en países como España. Lo que no cambió esa ley era una de las debilidades inherentes al sistemas bancario estadounidense: la prohibición de banca nacional, es decir, la posibilidad de que un banco operase en varios estados o en todo el país.

La creción de Fannie supone dar luz verde al Mercado Secundario de Préstamos Hipotecarios. Con el nuevo modelo, se permite a los bancos tomar todos los préstamos hipotecarios que han hecho, y venderlos a otros inversores. El Mercado Primario o principal es aquél en el que el que pide la hipoteca se relaciona con el banco que se la concede. El secundario es aquél en el que el banco que ha concedido la hipoteca pone a la venta a otros inversores (bancos, fondos, …) el activo (que tiene valor) del que dispone como consecuencia de los préstamos: el compromiso de pago por parte de los clientes que han pedido el préstamo (el “pagaré”, para entedernos). El banco vende este activo, y espera con ello conseguir que:

  • En el mejor de los casos, ganar dinero con esa venta, es decir, venderlo por más de lo que le ha costado al banco

  • Como mínimo, recuperar parte del dinero que ha perdido al ir dando los préstamos hipotecarios, es decir, volver a tener dinero depositado para … volver a prestarlo.

Fannie Mae fue el primer agente de este Mercado Secundario: era inicialmente la encargada de revender los préstamos que aseguraba o hacía la FHA. Hoy en día, compra préstamos hipotecarios en el mercado secundario, los consolida, y los vende en el mercado libre como títulos (bonos, participaciones) cuyo activo subyacente son esos préstamos. Con el dinero que consigue de la venta, compra más préstamos y así sucesivamente. Como los compra a los bancos que emiten los préstamos inicialmente, con su labor consigue que estos bancos cumplan el segundo objetivo: recuperar parte del dinero que han dado en préstamos. Fannie ya no tiene el monopolio del mercado secundario, es decir, no es la única que compra préstamos a los bancos para revenderlos.

El proceso hipotecario pasa a ser mucho más complejo. La Banca Hipotecaria se encarga de prestar el dinero y vender esos préstamos al mercado secundario. Es un proceso totalmente diferente de la Banca de Ahorro, que es la que recibe el dinero de los clientes como depósitos. Aunque un mismo banco cubre ambos procesos, y para cualquier persona como cliente se trata del mismo banco, internamente son procesos separados, gestionados por departamentos separados, con reglas diferentes.

En el nuevo sistema, el proceso es más o menos así (amplío la descripción tras una conversación con un buen amigo, que quería entender bien cómo Fannie Mae ganaba dinero, y que aplica también a Freddie Mac):

  • Los clientes finales piden préstamos a los bancos hipotecarios y a las agencias hipotecarias (como la FHA). Pongamos que lo consiguen a un interés del 6.25%.

  • Para cubrir las necesidades “repentinas” de dinero de los bancos hipotecarios, los Warehouse Lenders aparecen en el juego. ¿De dónde consigo el dinero para prestar a mis clientes si todavía no he vendido las hipotecas porque todavía no tengo el dinero para darlas? Pues de estos Warehouse Lenders que ofrecen financiación a corto plazo a los bancos hipotecarios (en general, menos de 60 días)

  • Los bancos hipotecarios y agencias tienen limitado por ley el volumen de préstamos que pueden tener dentro de su cuenta de activos. Es decir, solo pueden dar préstamos hasta que el valor que representan los”Préstamos a cobrar” llegue aun % sobre el total e los activos del balance. Para poder seguir dando nuevos préstamos, los bancos venden esas hipotecas a Fannie Mae y otras entidades financieras (Freddie Mac, Ginnie Mae, …). De esta forma, reciben inmediatamente el dinero del préstamo, bajan el porcentaje de activo que es de “Préstamos a cobrar” y pueden volver a hacer nuevos préstamos. Además, Fannie Mae les paga una comisión por su trabajo. Por ejemplo, un .25% sobre el total de hipotecas que les venden. El banco, entonces, “gana” un poco por cada hipoteca que le traspasa a Fannie, aunque en realidad esta comisión sirve en parte para cubrir los costes adicionales de gestión y administración.

  • El cliente paga religiosamente a su banco todos los meses su cuota por la hipoteca. El banco se la traspasa directamente a Fannie Mae, que es quien tiene ahora el derecho sobre la hipoteca.

  • ¿Cómo gana Fannie Mae dinero y de dónde saca el dinero para comprar las hipotecas? La primera forma en que gana dinero es comprando las hipotecas en el mercado principal o primario con los fondos que consigue del Estado comprando el dinero más barato que los banco que conceden hipotecas. Por ejemplo, al 3%. Es decir, todavía ganaría un 6.25% – .25% – 3% = 3%. Por ley, Fannie y el resto de entidades patrocinadas por el gobierno, pueden obtener dinero del Departamento del Tesoro para financiarse. Por ejemplo, Fannie puede obtener hasta 100.000 millones de dólares del Tesoro aun tipo de interés mucho más bajo que el que la Reserva Federal ofrece a los bancos en general.

  • La segunda forma en que gana dinero y consigue fondos para comprar más hipotecas es emitiendo deuda. La misión de Fannie y demás organizaciones es desarrollar el mercado secundario, y conseguir más dinero para comprar hipotecas sin recurrir al Departamento del Tesoro. Lo hacen de la siguiente forma: consolidan los préstamos, titulizan estas hipotecas (las convierten en un producto como un fondo, bonos, …) y la venden en el mercado libre a fondos de inversión, aseguradoras, bancos de inversión y demás inversores. Por ejemplo, vende un fondo de valor 1.000.000 de dólares al 4.25% de interés. Estos títulos están garantizados por Fannie, tanto en el principal como en el interés, pase lo que pase con las hipotecas subyacentes. El mercado percibe que, al ser una “Empresa Patrocinada por el Gobierno”, pase lo que pase nunca perderán dinero si compran títulos de Fannie Mae. Los inversores están contentos, gana un 4.25%, que puede ser un interés bajo, pero lo es sobre una inversión en teoría 100% segura. Fannie Mae también está contenta: en este mercado secundario lo que vende son hipotecas al 6.25% que le constaron 0.25%, que consolida y vende al 4.25%: 6.25% – .25% – 4.25% = 1.75%.

La evolución del Modelo

En los años 70, es decir, unos 35 años tras el “New Deal”, el Gobierno de los Estados Unidos decidió fomentar la competición en el Mercado Secundario creando varias agencias patrocinadas por el gobierno que de alguna forma complementasen la actuación de Fannie Mae. La más conocida es la Federal Home Loan Mortgage Corporation (FHLMC), o Freddie Mac, la Corporación de Préstamos Hipotecarios para Viviendas. Otra fue la Government National Mortgage Association (GNMA), o Ginnie Mae, (Asociación Nacional Hipotecaria del Gob
ierno).

Estas entidades están exentas de cumplir parte de las normas regulatorias de la SEC. Por ejemplo, se les autoriza a tener coeficientes de endeudamiento enormes, llegando a índices de 78:1.

Las ventajas que en teoría aporta este modelo para los consumidores son muchas:

  • En última instancia, el dinero del préstamo no viene del pequeño banco local, viene de Wall Street y de grandes inversores.

  • Existe una cantidad prácticamente ilimitada de opciones de financiar una hipoteca, ya que los bancos hipotecarios tienen incentivos para desarrollar nuevos productos que atraigan a más clientes, para obtener más hipotecas que vender en el mercado secundario. De hecho, el mercado principal estadounidense tiene una variedad de productos hipotecarios verdaderamente asombrosa.

  • Existe menos posibilidad de monopolio y abuso por parte de los bancos, al haber mucha mayor competición. Si lo que me da un banco no me gusta, me voy al de al lado.

  • Las sucesivas acciones intervencionistas del gobierno han creado un conjunto de reglas y de garantías que se supone protegen al consumidor.

Conclusiones hasta ahora: parece todo muy bonito. Menos mal que Roosevelt estaba ahí para ayudarnos. ¿Acaso no es por ahora cierto que el problema lo han creado las políticas liberales de Reagan y Bush? …